simple image slider by cssSlider.com v1.9
  1. PERU AMAZONICO


    “Para desarrollar el ecoturismo, el requisito más importante es el uso sostenible y la conservación de todos los factores involucrados”.

     

    Peru Amazonico, es una compañía de viajes que tiene presente la conservación de la naturaleza; especializada en "viajes ecológicos y de aventuras", conscientes de los cambios que se han producido en nuestro planeta debido a la actividad humana. Vemos el ecoturismo como un medio de preservar la naturaleza al proporcionar un desarrollo sostenible para los participantes de nuestras aventuras organizadas. El contacto directo con la naturaleza virgen brinda a los turistas amor por la conservación, con esto queremos que las personas regresen a sus lugares de residencia con este sentimiento y lo compartan con amigos y la familia. De esa manera, nuestra empresa gana un valor adicional de conservación y educación ambiental.

     

    Tenemos experiencia trabajando en ecoturismo en reservas como el Parque Nacional Manu, la Reserva Nacional Tambopata, el Lago Titicaca, Cusco y más ... No te pierdas lo que te ofrecemos. Visitar y disfrutar de hábitats en las montañas (arqueologia), bosques nubosos y selvas tropicales de tierras bajas.

     

     

              

    MANU NATIONAL PARK PROGRAMS:
     
    1. Manu Wildlife

      PARQUE NACIONAL DEL MANU - 3 DIAS

      Detalles...
    2. Manu Wildlife

      PARQUE NACIONAL DEL MANU - 4 DIAS

      Detalles...
    3. Manu Wildlife

      PARQUE NACIONAL DEL MANU - 5 DIAS

      Detalles...
    4. Manu Wildlife

      PARQUE NACIONAL DEL MANU - 6 DIAS

      Detalles...
    5. Manu Wildlife

      PARQUE NACIONAL DEL MANU - 7 DIAS

      Detalles...
    6. Manu Wildlife

      PARQUE NACIONAL DEL MANU - 8 DIAS

      Detalles...
    TAMBOPATA NATIONAL RESERVE PROGRAMS:
     
    1. Manu Wildlife

      RESERVA TAMBOPATA 3 DIAS

      Detalles...
    2. Manu Wildlife

      RESERVA TAMBOPATA 4 DIAS

      Detalles...
    3. Manu Wildlife

      RESERVA TAMBOPATA 5 DIAS

      Detalles...
    RETREATS AND HEALING
     
    1. Manu Wildlife

      AYAHUASCA

      Detalles...
    2. Manu Wildlife

      SAN PEDRO O WACHUMA

      Detalles...
    3. Manu Wildlife

      RITUALES ANCESTRALES

      Detalles...
    RELEATED TOURS
     
    1. Manu Wildlife

      MACHUPICCHU

      Detalles...
    2. Manu Wildlife

      EXCURSIONES - CUSCO

      Detalles...
    3. Manu Wildlife

      PERU...

      Detalles...
  2. INFORMACION...

    LA SELVA – UN VIAJE POR EL AMAZONAS

    Identidad real de las lineas de nazca, ica PeruImagina que inicias un recorrido por un lugar donde crecen muchísimos árboles de gran tamaño, además de plantas y flores de hermoso colorido...

     

    Hay animales que hacen ruidos por todas partes, pero no es fácil verlos, pues algunos son muy pequeños, otros están escondidos o andan trepados en los árboles. Aunque parezca difícil de creer, aquí vive la mayor variedad de las plantas y los animales que habitan la tierra. La mayoría de la gente conoce este sitio como la selva.

     

    LA SELVA HÚMEDA TROPICAL

    Empezaremos el viaje por la selva tropical húmeda, lugar donde hace calor lo mismo durante el día que en la noche, sin importar la época del año. Tal vez en el sitio donde vives llueve sólo unos meses y después empieza la temporada de secas. Pues aquí ocurre algo distinto: la lluvia cae durante la mayor parte del año, con intensidad variable, que va desde lloviznas cortas, hasta fuertes tormentas acompañadas de vientos y relámpagos.

     

    La abundancia de las lluvias ocasiona que la selva tropical siempre esté llena de agua. Alguna puede verse a simple vista, como la que corre por los ríos y arroyos. En cambio, no podemos ver el agua que el suelo absorbe para formar un río subterráneo. Tampoco es fácil distinguir el líquido que almacenan las raíces de las plantas o el agua que se convierte en vapor y flota en el aire, dando humedad al ambiente.

     

    El agua es importante, pues contribuye a que el suelo selvático sea fértil. Esto es posible porque continuamente caen hojas, frutos y hasta ramas de los árboles para formar una capa que cubre el suelo. Entonces entran en acción bacterias pequeñísimas, que ayudadas por lo húmedo del ambiente, pudren en poco tiempo esa capa vegetal, lo cual permite que las sustancias nutritivas regresen al suelo y sirvan de abono natural a nuevas plantas. A esta capa de materia orgánica muerta se le llama humus. Gracias a la combinación de calor, agua y suelo fértil, la selva permite que muchas especies vegetales encuentren lo necesario para crecer con abundancia. Así es posible identificar miles de plantas y árboles distintos; desde pequeños musgos hasta árboles de altura gigantesca.

     

    La vegetación exuberante es indispensable para la selva tropical, ya que las raíces evitan que la lluvia o el viento arrastren la capa fértil del suelo, además de que ofrece alimento y refugio a los animales; de ahí que en la selva también exista la mayor variedad de éstos sobre la tierra.

     

    Otro nombre que se da a este ecosistema es selva siempre verde, debido a que algunas especies de árboles conservan sus hojas más de un año y otras no las pierden al mismo tiempo, sino en temporadas diferentes. Así, mientras a unos árboles se les caen las hojas, a otros les retoñan. Como los nuevos brotes crecen en poco tiempo, la selva conserva su verdor. Esto la distingue de otros ecosistemas, donde los árboles se quedan sin hojas en la sequía y retoñan hasta que llueve otra vez.

     

    UBICACIÓN DE LA SELVA TROPICAL

     

    Existen pocas regiones en el mundo donde las condiciones del clima permiten el desarrollo de la selva. Dichas regiones se ubican entre los trópicos y el ecuador, que son líneas imaginarias que dividen el mapa de la tierra en zonas. Podemos ubicarlas fácilmente, pues el trópico de Cáncer se encuentra al norte del planeta, el ecuador en el centro y el trópico de Capricornio al sur.

     

    Las zonas que se encuentran entre los trópicos reciben mayor energía solar que cualquier otra parte del mundo, pues los rayos del sol caen casi de forma directa sobre ellas. Lo anterior ocasiona que la temperatura en la región intertropical sea más alta que en el resto del mundo. Debido a ello, el agua se calienta para convertirse en vapor y subir al cielo, donde se enfría formando una ancha franja de nubes que generan abundantes lluvias. Es así que se dan dos características indispensables para que crezca la selva: altas temperaturas y lluvias constantes.

     

    La mayoría de terrenos selváticos se localizan en el continente americano, en un área situada entre México y Brasil. También es posible ubicarla en ciertos países de África, Asia y Oceanía.

     

    LOS ESTRATOS DE LA SELVA

    Si te pararas en medio de la selva, verías que está dividida en tres capas o estratos de vegetación, cada una con diferencias respecto a la temperatura, la cantidad de luz y la de agua que reciben. Aunque es posible distinguir una capa de otra, las tres se relacionan entre sí como partes del mismo ecosistema. Para explicar esta división, hablaremos de los estratos, uno a uno: el emergente, la bóveda y el monte bajo.

     

    El Emergente, donde destacan las copas de los árboles más altos, que llegan a medir 45 metros y crecen alejados unos de otros. Con frecuencia es difícil identificar la especie a que pertenecen, pues sus hojas, flores y frutos se encuentran a gran altura. La mayoría de los troncos de estos gigantes, no son muy anchos y una vez que sobresalen de la copa de los árboles de menor tamaño, extienden sus ramas. Entre ellos se encuentran la ceiba, el shihuahuaco, el cedro, la caoba entre otros.

     

    Aquí la temperatura es muy alta. Por ello, aunque los árboles gigantes son los primeros en recibir la lluvia, ésta se evapora con rapidez. Sin embargo, sus hojas son pequeñas y duras, así logran absorber y acumular el agua. El viento sopla con enorme velocidad, moviendo las copas de los árboles de un lado a otro; durante algunas tormentas, puede ser tan fuerte como para derribarlos. Sin embargo, la mayoría de árboles gigantes tiene unas salientes en la base de su tronco, llamadas contrafuertes, que como si fueran raíces endurecidas y gruesas detienen al árbol, pues le ayudan a distribuir su peso. Así, a pesar de que sus raíces no son profundas, el árbol tiene mayor estabilidad y resiste a la fuerza del viento.

     

    Las ramas de los árboles más altos son débiles, aún así son el lugar preferido de algunos animales. Los más comunes son las aves de rapiña como el halcón gris, el águila arpía, la lechuza y el búho. Todas ellas son carnívoras y bajan continuamente para cazar su alimento.

     

    La bóveda, bajo la capa emergente se encuentra el siguiente estrato, la bóveda. En éste, la temperatura disminuye un poco, lo mismo que la intensidad del viento. En cambio, aumenta la humedad del ambiente. Allí abundan árboles que miden entre diez y treinta metros de altura y crecen muy cerca unos de otros, de manera que sus ramas no pueden extenderse mucho.

     

    Estos árboles son el lugar ideal para los animales que pueden colgarse de las ramas; tal es el caso de algunos tipos de monos, el perezoso o el oso hormiguero, quienes se columpian con facilidad de un árbol a otro utilizando su cola como si fuera un brazo más, incluso se sostienen con ella mientras buscan alimento. En la bóveda también encuentran su alimento la ardilla y el murciélago. Ellos están muy bien adaptados a vivir en lo alto, así que no necesitan bajar al suelo.

     

    En los árboles selváticos no pueden faltar aves como el tucán, la guacamaya y lo pericos, que son muy apreciadas por los colores de sus plumajes. Algunas más son la codorniz, el pájaro carpintero, el colibrí y el trogón.

     

    Los insectos son un caso especial, ya que pueden volar por lo alto, estar pegados a los troncos o cerca del suelo. En la selva tropical hay una enorme variedad, como luciérnagas, mariposas, hormigas, avispas, grillos y muchísimos más. Lo mismo que otros animales selváticos, los insectos son muy importantes para la existencia del ecosistema. Un ejemplo de su función, es que al llevar el polen de unas flores a otras, colaboran en su fecundación.

     

    Otro ejemplo de la importancia de los animales en este ecosistema, lo dan los murciélagos, aves y monos que se alimentan de frutos, pero no pueden digerir las semillas que éstos contienen y las arrojan entre sus excrementos. Así, las transportan de un lugar a otro, aumentando sus posibilidades de germinación.

     

    El viento cumple una función similar cuando arrastra frutos llenos de semillas, que pueden caer hasta el suelo o quedarse en huecos formados entre las ramas de un árbol. Si allí encuentran un poco de tierra y humedad, germinarán plantas que crecen sólo en la selva. Tal es el caso de las plantas epífitas, trepadoras y estranguladoras.

     

    • Las plantas epífitas viven en ramas horizontales, bajo la copa de los árboles. Esto les permite protegerse del viento, tener sombra cuando los rayos del sol son intensos y recibir con abundancia el agua de la lluvia. Entre ellas se encuentran musgos, helechos y una gran variedad de orquídeas, muy apreciadas por sus formas y colores.
    • Las trepadoras, también llamadas lianas o bejucos, son plantas con tallos delgados y flexibles, que se enredan al tronco de un árbol para subir hasta encontrar la luz del sol. Una vez arriba, desarrollan copas espesas que se unen a las de los árboles cercanos. En su camino hacia lo alto, los troncos de las trepadoras se detienen de las ramas de su alrededor y quedan colgando de ellas. De esta forma, se enlazan varios árboles, a veces con tanta fuerza, que aún cuando se corte el tronco de uno de ellos, éste no cae. También es posible lo contrario: que al cortar un árbol, caigan con él varios más, pues estaban amarrados por las trepadoras.
    • Las estranguladoras o matapalos, son árboles que crecen sobre otros árboles. Nacen como pequeñas plantas que se desarrollan sobre una rama; con el tiempo ganan fuerza y sus raíces bajan hasta el suelo, del cual toman más sustancias nutritivas. Gracias a esto, los tallos de la estranguladora se engrosan y se enredan en el árbol que les sirve de apoyo. Después, le crecen ramas y hojas. En consecuencia, el árbol de apoyo deja de recibir la luz del sol. Además, la estranguladora absorbe toda el agua disponible y presiona al tronco, hasta que el árbol muere. Debido a la humedad, éste se pudre en poco tiempo y solo queda un hueco en su lugar. Estas plantas producen unos frutos parecidos a los higos, que sirven de alimento a muchos pájaros, monos y murciélagos.

     

    Las copas de los árboles que conforman la bóveda están casi unidas unas con otras y forman una especie de techo que cubre a las plantas más pequeñas. Sin embargo, este techo de ramas y hojas no está completamente cerrado, sino que tiene agujeros, por donde deja pasar luz solar y agua de las lluvias hasta el suelo, aunque ambas llegan en menor cantidad que en las alturas, por esta razón, existe un tercer estrato.

     

    El monte bajo, muy cerca del suelo, donde el clima es diferente. Aquí llega poca luz, pero hay mayor humedad, pues el agua tarda más tiempo en evaporarse y los árboles evitan que el vapor suba al cielo con rapidez. Aquí el aire apenas se mueve, la temperatura es elevada y casi no varía. El suelo está cubierto por hojas en descomposición y sobresalen algunas flores de intensos colores.

     

    Debido a lo escaso de la luz, las plantas tienen cierta dificultad para crecer, aunque hay algunas que se desarrollan muy bien a la sombra, como es el caso de los hongos, helechos, arbustos pequeños y plantas de hojas grandes y anchas. Los árboles y palmeras del monte bajo llegan a medir tres metros como máximo. En este lugar también, inician su vida los árboles que alcanzan grandes alturas, pero posteriormente se adaptan a los cambios climáticos de los demás estratos.

     

    La cantidad y el tipo de vegetación del monte bajo cambian al formarse un claro. Esto ocurre cuando caen varios árboles altos, dejando un espacio por donde los rayos del sol y la lluvia llegan hasta el suelo con intensidad. Así, crecen con abundancia arbustos, plantas pequeñas y árboles de madera suave. Después de un tiempo, los árboles cercanos cierran la entrada de luz, pero pasan muchos años antes de que la vegetación del lugar sea igual a la del resto de la selva tropical.

     

    La mayoría de animales que viven en el suelo se mueven sin hacer ruido para evitar ser vistos, así pueden cazar con mayor facilidad y esconderse de sus depredadores o enemigos naturales. Algunos de menor tamaño son el agutí, el paca, el coatí, el tejón entre otros. Otros más grandes son el tapir, el venado, el pecarí y el armadillo. También están los carnívoros como el ocelote, el puma y el jaguar. Entre los reptiles, es posible encontrar al camaleón, la iguana y la lagartija, además de la boa, la culebra verde, la víbora de jergona y la shushupe.

     

    Existen animales que prefieren dormir durante el día y salir a buscar alimento en las noches. Algunos de ellos son el mapache, lo mismo que el búho. Todos ellos son capaces de ver bien en la oscuridad, así que llenan de actividad la selva por las noches.

     

    Para completar el paisaje de la selva tropical sólo faltan los ríos, que se deslizan por largos terrenos y reciben mucha luz. Gracias a ella, en sus orillas crecen numerosas plantas. A veces, los ríos se desbordan e inundan el suelo a su alrededor, brindándole sustancias nutritivas. En ellos habitan distintas variedades de peces y moluscos, el enorme caimán negro, la nutria, así como ranas, sapos y tortugas.

     

    LA IMPORTANCIA DE LA SELVA

    Las selvas tropicales del mundo brindan beneficios a todos los seres vivos, aunque vivan alejados de este ecosistema. Se dice que son los pulmones del planeta, pues limpian el aire que respiramos de un gas llamado bióxido de carbono, que producen los escapes de los automóviles, las fábricas, los incendios y hasta nosotros mismos al respirar. Cuando hay demasiado en el aire, este gas es muy perjudicial. Si te colocaras unos minutos cerca del humo de una fogata podrías sentirlo, pues el exceso de bióxido de carbono y la falta de oxígeno, provocarían que te lloraran los ojos y no pudieras respirar.

     

    Las hojas de la plantas y de los árboles absorben el bióxido de carbono del aire para mezclarlo con el agua y las sustancias nutritivas que toman del suelo; al combinar esta mezcla con luz, producen su alimento. Este proceso se llama fotosíntesis. Durante él, el bióxido de carbono se transforma en oxígeno, gas que necesitamos para respirar. Debido a la abundancia de vegetación de la selva, en ella se producen grandes cantidades de oxígeno para todo el planeta.

     

    Las selvas también son útiles porque evitan que las lluvias excesivas erosionen el terreno selvático y algunos cercanos, ya que la vegetación agarra el suelo entre sus raíces, evitando que el agua lo arrastre y se lleve la capa fértil. Además, como recordarás, en la selva tropical siempre hay agua, que se evapora continuamente. De esta forma se generan nubes y lluvia, lo cual es importante para el clima de todo el mundo.

     

    Varias de las frutas que comemos, provienen de árboles selváticos, que ahora el hombre cultiva para enriquecer su alimentación. Algunas de ellas son el aguacate, la papaya, el mamey, el plátano, la piña y el zapote.

     

    Durante varios años, la hevea, un árbol selvático, cobró gran importancia, pues al hacer un corte en su tronco, se obtenía una sustancia elástica llamada caucho, utilizada para fabricar artículos de tocador y llantas para automóvil. En la actualidad el caucho se sustituyó por el petróleo en la producción de éstos artículos. La misma técnica de extracción se usa para obtener la base de la goma de mascar o chicle.

     

    La madera de algunos árboles selváticos se usa para obtener papel y combustible, así como en la construcción de casas y diversos muebles. Un caso especial es el de la caoba, el cedro y el ébano, cuya madera es muy apreciada por los constructores de muebles por ser dura, resistente y bonita. Debido a ello, se les dice maderas preciosas y su precio es elevado.

     

    Un ejemplo más de la utilidad de ciertas plantas selváticas, es la obtención de sustancias curativas, empleadas en la elaboración de medicinas. Algunos científicos investigan las propiedades de nuevas plantas, tratando de encontrar remedio a ciertas enfermedades hasta hoy incurables.

     

    PERO... LA SELVA TROPICAL TIENE PROBLEMAS

    A pesar de los múltiples beneficios brindados por la selva tropical al hombre, muchas personas la perjudican agotando sus recursos. Así, en pocos años se perdió casi la mitad de los terrenos selváticos del mundo. Además, cada día se destruyen tantos como para temer que este ecosistema desaparezca en breve tiempo.

     

    Entre las causas se encuentra la tala de árboles y la quema de vegetación para aprovechar el suelo en el cultivo de maíz, caña de azúcar, café o pastos para alimentar los ganados. Además el hombre tala los árboles buscando obtener maderas preciosas, y lo hace mal, pues para facilitar su trabajo, los taladores cortan todos los árboles de una zona, luego identifican a los de precio más elevado y el resto lo venden para la fabricación de papel, en lugar de hacer una selección razonada antes de talar. Esto ocasiona la pérdida de árboles que tardarán muchos años en volver a crecer, además de la desaparición de plantas que ni siquiera se han investigado aún.

     

    Lo que no saben quienes tratan de aprovechar la selva para la agricultura, la ganadería o la maderería, es que al eliminar los árboles y la vegetación, el viento o la lluvia arrastran la capa de hojas y frutos que cubre el suelo, así que éste se erosiona rápidamente. Por ello, el suelo pierde su riqueza y en poco tiempo las cosechas son tan malas que se debe abandonar ese terreno. Sin embargo, aunque se deje de sembrar allí, a veces el suelo queda tan gastado que ya casi nada puede crecer en él. Así, donde existía verdor y vida por todas partes, sólo queda un espacio árido y estéril.

     

    La disminución de árboles y de vegetación ocasiona otro problema: el aumento de bióxido de carbono, puesto que hay menos plantas que lo absorban y lo transformen en oxígeno. Así, dicho gas se acumula formando una nube sobre la tierra, lo que es muy dañino pues no permite la salida del calor generado por los rayos del sol. Lo anterior ocasiona que se eleve la temperatura en todo el planeta. Este aumento causa el calentamiento de los suelos, y en consecuencia, que algunas cosechas se quemen y disminuya la cantidad de alimento para la población del mundo.

     

    Esto es más preocupante aún porque debido a la pérdida de tantos árboles selváticos, disminuyen las lluvias en todo el mundo, ya que se reduce el vapor de agua que forma las nubes. Como resultado, son afectados las cosechas y el clima mundial.

     

    Ante todo esto, es evidente que el único enemigo de la selva tropical es el hombre, que en su afán de obtener ganancias económicas, prefiere destruirla que preservarla. Así, la selva desaparece cuando se construyen en su lugar carreteras, presas o aeropuertos. En otras ocasiones se acaba con ella por descuido, durante los incendios accidentales.

     

    Los primeros afectados por las acciones destructivas del hombre, son los animales que habitan la selva, pues pierden su hogar y su alimento. Algunos se marchan en busca de otro lugar para vivir, pero aunque lo encuentren, es difícil que se reproduzcan en él. Otros no soportan el cambio y mueren. Tal es el caso de la guacamaya, el águila arpía y el tucán, que están en riesgo de extinción.

     

    Además, varios animales son perseguidos por los cazadores, quienes los atrapan para venderlos como mascotas o comerciar con su carne y su piel. Esa es la principal razón por la cual están amenazados el mono araña, el armadillo, el caiman y el jaguar.

     

    ¿QUÉ PODEMOS HACER?

    La rápida desaparición de las selvas tropicales es algo que preocupa a las personas interesadas en el medio ambiente, ya que le está causando serios problemas a todo el planeta. Por ello, se buscan soluciones para conservar las especies animales y vegetales que viven en este ecosistema. Una de ellas es negarse a comprar pieles, plumas o carne de los animales perseguidos por los cazadores, pues si éstos no encuentran compradores, amenazarán a sus presas cada vez menos.

     

    Un recurso más sería emplear el suelo de la selva para los cultivos sólo durante una o dos cosechas y luego desmontar otro terreno alejado. Con ello, el suelo puede recuperar su riqueza después de un tiempo, así, es posible que se desarrolle de nuevo la vegetación selvática.

     

    Otra manera de utilizar racionalmente los recursos de la selva, es talar menos árboles y reforestar las zonas taladas para que crezcan nuevos.

     

    La opción más generalizada es la creación de zonas de resguardo ecológico, en las cuales se intenta proteger a plantas y animales, evitando la tala excesiva y la cacería. Además, se pretende aprovechar los recursos del lugar sin afectar su equilibrio.

     

    También podríamos aprender de nuestros antepasados quienes establecieron varias ciudades en medio de la selva tropical y supieron aprovechar lo que ésta les ofrecía sin afectarla. Aún podemos admirar las ruinas de algunas de ellas.

     

    Cualquiera que sea la opción para salvar la selva, lo importante es hacerlo rápido, para que siga siendo el hogar de miles de plantas y animales.

     

     

    COMENTARIOS:

    Manu – The Jungle

    TIn the morning we woke to discover what the Sajino Safari Campsite was actually like. There is no power here at all, unlike the previous two lodges which had two hours of power in the evening but having been warned of this we had charged our camera batteries in advance. More.

    Manu – The Journey

    After returning to Cusco from Ollantaytambo we headed into town for our pre-trip meeting.  A few days earlier we had arranged an 8 day trip to the Manu Reserved Zone. More.

    Manu – The Jungle

    In the morning we woke to discover what the Sajino Safari Campsite was actually like. There is no power here at all, unlike the previous two lodges which had two hours of power in the evening but having been warned of this we had charged our camera batteries in advance. More.

    Manu – The Return

    The journey back to Cusco was a long an ardous one. The novelty of being on the canoe had worn off and we had a couple of long days of travel on the river to endure. More.

    Subir noticia Bajar noticia

    Mas Comentarios Click Aqui